tribunal

Puede un acusado ser acusador

 QUIÉN ES ACUSADO DE LA COMISIÓN DE UNA INFRACCIÓN PENAL ¿PUEDE EN EL MISMO PROCESO PENAL, EJERCITAR LA ACCIÓN PENAL COMO ACUSADOR PARTICULAR?

tribunal Partiendo del hecho de que resulta evidente, que un solo suceso natural que da lugar a un único delito o infracción criminal no permite que pueda un acusado asumir simultáneamente la condición de parte acusadora, sin embargo, existen supuestos, como en algunos delitos de lesiones, en que concurren distintas acciones, provenientes tanto de la víctima como del acusado, planteándose, la interesante cuestión procesal, de si en una misma causa se puede ejercitar la acción penal como acusador particular por quien es víctima de determinados hechos, por ejemplo constitutivos de falta, que guardan relación con otros por los que simultáneamente se encuentra en situación de imputado o acusado.

El Tribunal Supremo, reunido en Sala General acordó el 27 de noviembre de 1998, que “con carácter excepcional, cabe la posibilidad de que una misma persona asuma la doble condición de acusador y acusado, en un proceso en el que se enjuician acciones distintas, enmarcadas en un mismo suceso, cuando, por su relación entre sí, el enjuiciamiento separado, de cada una de las acciones que ostentan como acusados y perjudicados, produjese la división de la continencia de la causa, con riesgo de sentencias contradictorias, y siempre que así lo exija la salvaguarda del derecho de defensa y de la tutela judicial efectiva”.

Siguiendo dicha doctrina, la sentencia del citado Alto Tribunal de 10 de diciembre de 1998, en un procedimiento por causación de lesiones recíprocas entre dos acusados, permitió el ejercicio de la acción penal de un acusado respecto de otro, que le había causado lesiones, acordando la nulidad y reposición de las actuaciones, porque además que así lo había admitido el auto de apertura de juicio oral, estimaba que concurrían las razones excepcionales expresadas para admitir esa doble situación procesal, “…ya que de no hacerla así no sólo se le impediría el ejercicio de las acciones que legalmente le vienen atribuidas, con la consiguiente vulneración de su derecho a la tutela judicial efectiva y a que no se le pueda causar indefensión, sino que también se podrían producir sentencias contradictorias e injustas, como hacía mención la sentencia de esta Sala de 19 de enero de 1994, argumentando que el propio Ministerio Fiscal, en su escrito de acusación, la formuló no sólo contra este recurrente sino también contra el adversario, al que acusó de una falta, debiendo indemnizar al que y contra el que igualmente dirigió la acción como acusado. El juzgado de instrucción acordó la apertura del juicio oral de conformidad con los escritos de acusación”.
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1votaciones: promedio alcanzado: 5,00 de un máximo de 5)

Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *