Incumplimiento de lo pactado

 Contrato de ejecución de obras. Incumplimiento de lo pactado.

Jurisdicción: Civil
Ponente: D. Pedro González Poveda.  Origen: Tribunal Supremo.  Fecha: 02/10/2003
Tipo Resolución: Sentencia Sala: Primera Sección: Única
Número Sentencia: 891/2003 Número Recurso: 4195/1997
Supuesto de hecho: Estimación de la demanda promovida frente al Corte Inglés, por defectuosa ejecución de la obra contratada.

RECURSO DE CASACIÓN

SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a dos de Octubre de dos mil tres.
Visto por la Sala Primera del Tribunal Supremo, integrada por los Magistrados al margen indicados, el presente recurso de casación, contra la sentencia dictada en grado de apelación, por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Burgos, como consecuencia de autos de juicio declarativo ordinario de menor cuantía, seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia número Tres de Burgos, sobre reclamación de daños y perjuicios; cuyo recurso ha sido interpuesto por EL CORTE INGLES, S.A., representado por el Procurador de los Tribunales D. Carlos Andreu Socias; siendo parte recurrida D. Mariano y Dª Estefanía , representados por la Procuradora de los Tribunales Dª Concepción del Rey Estevez.

ANTECEDENTES DE HECHO:

PRIMERO.– Ante el Juzgado de Primera Instancia número Tres de los de Burgos, fueron vistos los autos de juicio ordinario de menor cuantía número 205/96, a instancia de D. Mariano y Dª Estefanía representados por la Procuradora Dª Blanca Herrera Castellanos, contra CORTE INGLES, S.A., representado por la Procuradora de los Tribunales Dª Elena Cobo de Guzman; sobre reclamación de daños y perjuicios.
1.- Por la representación de la parte actora, se formuló demanda en base a los hechos y fundamentos de derecho que consideró pertinentes, para terminar suplicando en su día se dicte sentencia por la que “con estimación de la presente demanda se condene al demandado a indemnizar a mis representados en los daños y perjuicios que se les ha ocasionado como consecuencia del incumplimiento contractual en cuanto a la obra objeto de autos y, se le condena a abonar a mis representados: A) El importe de las reparaciones descritas en el hecho noveno de la demanda, obras y servicios llevados a cabo por la actora dado su urgente reparación. B) Al abono de las cantidades necesarias para suplir las deficiencias en las obras realizadas, descritas a efectos enunciativos en el hecho sexto de la demanda, y demás cantidades que se establezcan pericialmente, en periodo probatorio. C) Así como los daños y perjuicios irrogados a mis representados, con inclusión de las pérdidas o lucro cesante en la explotación del negocio de hostelería. Cantidades estas dos últimas que serán fijadas en ejecución de sentencia, acorde con el resultado de la prueba o incidente que al efecto se promueva, así como a la condena en costas a los demandados de las causadas en el presente procedimiento”
2.- Admitida la demanda y emplazada la demandada, se personó en autos la Procuradora Dª Elena Cobo de Guzmán en su representación, quien contestó en tiempo y forma la demanda, formulando asimismo reconvención, y tras invocar los hechos y fundamentos de derecho que estimó de aplicación al caso, terminó suplicando se dicte sentencia por la que se desestime la demanda y se estime la reconvención, condenando a los actores a abonar a mi mandante la cantidad de 1.583.839 pts., con expresa imposición de todas las costas a los actores- reconvenidos.
3.- Dado traslado a la parte demandante de la reconvención formula, por ésta se presentó escrito solicitando que estimando la demanda presentada, se desestime íntegramente la demanda reconvencional, con expresa condena en costas a la demandada-reconviniente.
4.- Practicadas las pruebas declaradas pertinentes y unidas a los autos. El Ilmo. Sr. Juez de Primera Instancia, dictó sentencia en fecha 30 de abril de 1997, cuyo fallo es el siguiente: “Estimando parcialmente las demandas principal y reconvencional formuladas, debo condenar y condeno a Corte Inglés, S.A., a que satisfaga a DON Mariano Y DOÑA Estefanía en SEIS MILLONES VEINTICINCO MIL DOSCIENTAS SESENTA Y OCHO PESETAS (6.025.268 Pts.), sin hacer expresa imposición de costas”.
SEGUNDO.- Apelada la sentencia de primera instancia, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Burgos, dictó sentencia en fecha 15 de noviembre de 1997, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: “FALLAMOS: Que debemos confirmar y confirmamos la sentencia apelada, desestimando el presente recurso, con imposición de las costas de esta alzada a la parte demandante-reconviniente y apelante”.
TERCERO.– 1.- El Procurador D. Carlos Andreu Socias, en nombre y representación de El Corte Inglés, S.A. interpuso recurso de casación con apoyo en los siguientes motivos:

“PRIMERO.- Al amparo del artículo 5.4 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, así como del artículo 9.1 y 53 de la Constitución Española, por infracción del artículo 24.1 de ésta sobre tutela judicial efectiva, en relación con el artículo 120.3 de dicha Constitución, sobre motivación de las sentencias.

SEGUNDO.- Al amparo del número 3º del artículo 1692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil por infracción del artículo 11.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial y del artículo 359 de la Ley Procesal Civil.

TERCERO.- Al amparo del número 4º del artículo 1692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, por infracción de los artículos 1254, 1255 y 1258 del Código Civil, en relación con los artículos 1544 del mismo texto legal. CUARTO.- Al amparo del nº 4º del artículo 1692 de la Ley de Enjuiciamiento civil, por infracción de los artículos 1254, 1261 y 1262 y 1271 en relación con los artículos 1258 y 1544, todos del Código Civil”.
2.- Admitido el recurso por auto de fecha 16 de julio de 1998, se entregó copia del escrito a la representación de la parte recurrida, para que en el plazo indicado, pudiera impugnarlo. La Procuradora Dª Concepción del Rey Estevez, en nombre y representación de D. Mariano y Dª Estefanía , presentó escrito impugnándolo.
3.- Y no teniendo solicitada por todas las partes personadas la celebración de vista pública, se señaló para votación y fallo el día DIECIOCHO DE SEPTIEMBRE del año en curso, en que ha tenido lugar.
Ha sido Ponente el Magistrado Excmo. Sr. D. PEDRO GONZÁLEZ POVEDA

FUNDAMENTOS DE DERECHO:

Primero.- La cuestión litigiosa gira en torno al incumplimiento por la demandada, El Corte Inglés, S.A., por defectuosa ejecución de la obra contratada, del contrato de ejecución de obra suscrito entre ella, como contratista, y los demandantes, que tenía por objeto la reforma, ampliación y en general adaptación del local en que se encontraba ubicado el Hostal Ubierna, en la localidad de Sotopalacios (Burgos), así como a la reclamación, en la demanda reconvencional de la parte del precio de la obra no satisfecha por los comitentes. La sentencia dictada en segunda instancia confirmó la del Juzgado que estimó parcialmente la demanda e íntegramente la reconvención, compensó las cantidades recíprocamente adeudadas, y condenó a El Corte Inglés, S.A. a abonar a los demandantes la cantidad de seis millones veinticinco mil doscientas sesenta y ocho pesetas.
Interpuesto recurso de casación por El Corte Ingles, S.A., su primer motivo se formula “al amparo del art. 5.4 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, así como del art. 9.1 y 53 de la Constitución Española, por infracción del art. 24.1 de ésta, sobre tutela judicial efectiva, en relación con el art. 120.3 de dicha Constitución, sobre motivación de las sentencias”; se alega que la sentencia objeto de este recurso no ha resuelto sobre diversas cuestiones que la recurrente planteó en el acto de la vista del recurso de apelación y aduce en apoyo de su tesis el texto de la propia sentencia al decir, en su fundamento jurídico III, que “entre las cuestiones suscitadas en la vista del recurso por el Letrado de la parte demandada-apelante, además de lo ya considerado, conviene destacar dos:……”. En el motivo no se dice cuales fueron esas cuestiones que, planteadas en la apelación, no recibieron respuesta en la resolución recurrida ni ello cabe deducirlo del acta de la vista en la que se limita el fedatario a expresar que las partes solicitaron se dictase sentencia de acuerdo con los suplicos contenidos en sus respectivos escritos; esto supone que la apelante, recurrente en casación, impugnó en su totalidad y en todos sus aspectos la sentencia de primera instancia en cuanto había estimado parcialmente la demanda. Siendo esto así, no puede tacharse a la sentencia recurrida de haber omitido entrar en el examen de alguna de las cuestiones planteadas en la apelación en cuanto que aceptó y dio por reproducida la fundamentación jurídica de la sentencia de primera instancia y sabido es que, de acuerdo con la doctrina del Tribunal Constitucional y la jurisprudencia de esta Sala, que no puede alegarse carencia de motivación en los supuestos de fundamentación de la sentencia por remisión y acogimiento expresos de la dada en la sentencia apelada. En consecuencia se desestima el motivo.
Segundo.- Al amparo del art. 1692.3º de la Ley de Enjuiciamiento Civil se formula el segundo motivo por infracción del art. 11.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial y del art. 359 de la Ley Procesal Civil. Se dice que al comprender el fallo la “diferencia entre la calidad suministrada y la adecuada a las condiciones de precio pactadas”, no guarda la oportuna y debida congruencia con lo postulado por la parte actora, al comprender conceptos (diferencia de calidad) totalmente diferenciados de las deficiencias de ejecución.
Según reiterada doctrina de esta Sala la congruencia ha de medirse por ajuste o adecuación entre la parte dispositiva de la sentencia y los términos en que las partes han formulado sus pretensiones, no concediéndoles más de lo pedido en la demanda, ni otorgando cosa distinta de lo pretendido por una y otra parte; la incongruencia ha de resultar de lo postulado en el suplico de la demanda y los términos del fallo combatido.
En el suplico de su escrito de demanda, los actores-recurridos solicitan la condena de la demandada-recurrente a que los abonase:

  • A) El importe de las reparaciones descritas en le hecho noveno de la demanda, obras y servicios llevados a cabo por la actora dado (sic) su urgente reparación
  • B) Al abono de las cantidades necesarias para suplir las deficiencias de las obras realizadas, descritas a efectos enunciativos en el hecho sexto de la demanda, y demás cantidades que se establezcan pericialmente en periodo probatorio.
  • C) Así como los daños y perjuicios irrogados a los actores, con inclusión de la pérdida o lucro cesante.
  • La sentencia de primera instancia confirmada por la de apelación, establece como concepto indemnizatorio el siguiente: “Diferencia entre calidad suministrada materiales y la adecuada a las condiciones de precio pactadas: 25.539.568 menos 19.717.162=5.813.406 pesetas.-“, a cuyo pago condena a la hoy recurrente.

Es cierto que, como se dice en el motivo, fueron desestimados los pedimentos A) y C) del suplico; ahora bien, el pedimento B), atendido su propio tenor literal e interpretado a la luz de las alegaciones formuladas en la demanda (párrafo inicial del Hecho Sexto), contiene dos conceptos indemnizatorios: uno, “abono de las cantidades necesarias para suplir las deficiencias de las obras realizadas”; otro, “demás cantidades que se establezcan pericialmente en periodo probatorio”, unidos ambos conceptos por la conjunción “y”, siendo este segundo concepto, referido a la diferencia de calidad entre lo suministrado y lo contratado, objeto de la prueba pericial practicada. En consecuencia, no puede afirmarse que la sentencia haya concedido cosa distinta o más de lo pedido, por lo que decae el motivo.
Tercero.- El motivo tercero, acogido al art. 1692.4º de la Ley de Enjuiciamiento Civil, denuncia infracción de los arts. 1254, 1255 y 1258 del Código Civil, en relación con el art. 1544 del mismo texto legal, sin perjuicio de referirse posteriormente al art. 1282 del mismo Código, insistir en la falta de motivación de la sentencia y de combatir la valoración por la instancia de la prueba pericial. Es cierto que en virtud del principio de autonomía de la voluntad, las partes podían establecer las condiciones que tuviesen por conveniente al celebrar el contrato y que tales pactos son vinculantes para las partes, pero para ambas partes contratantes, por lo que en aras del principio de buena fe que sanciona el art. 1258, el contratista recurrente venía obligado a suministrar materiales de una calidad correspondiente al precio establecido. Declarado probado que no se da esa equivalencia entre la calidad de los materiales suministrados y precio pactado, sin que esta declaración sobre incumplimiento de lo pactado haya sido desvirtuada en este recurso, el motivo está haciendo supuesto de la cuestión y ha de ser desestimado.
Cuarto.- El motivo cuarto, por la vía procesal del art. 1692.4º de la Ley de Enjuiciamiento Civil denuncia infracción de los arts. 1254, 1261, 1262 y 1271 en relación con los arts. 1258 y 1544, todos del Código Civil. La tesis del motivo se sustenta en que determinadas unidades de obra, cuyas deficiencias se incluyen en el informe pericial, no habían sido contratadas.
Se suscita así cuestión relativa al objeto del contrato y, por tanto, a las obligaciones asumidas por la contratista recurrente; se trata de una cuestión de interpretación del contrato para fijar su contenido, cuyo planteamiento en casación ha de hacerse mediante la alegación de los preceptos rectores de la hermeneutica contractual (arts. 1281 y siguientes, del Código Civil), camino no seguido aquí ya que ninguno de los preceptos invocados contiene normas de interpretación. Decae, por tanto, el motivo.
Quinto.- La desestimación de todos y cada uno de los motivos del recurso determina la de éste en su integridad con las preceptivas consecuencias que, respecto a costas y destino del depósito constituido, establece el art 1715.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
Por lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español
Ir arriba

FALLO:

Que debemos declarar y declaramos no haber lugar al recurso de casación interpuesto por el Corte Ingles, S.A. contra la sentencia dictada por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Burgos de fecha quince de noviembre de mil novecientos noventa y siete. Condenamos a la recurrente al pago de las costas de este recurso y a la pérdida del depósito constituido al que se dará el destino legal.
Y líbrese a la mencionada Audiencia la certificación correspondiente, con devolución de los autos y Rollo de Apelación, en su día remitidos.
Así por esta nuestra sentencia, que se insertará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA pasándose al efecto las copias necesarias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos .-Pedro González Poveda.- Francisco Marín Castán.- José de Asís Garrote.- firmado y rubricado.- PUBLICACIÓN.- Leída y publicada fue la anterior sentencia por el EXCMO. SR. D. Pedro González Poveda, Ponente que ha sido en el trámite de los presentes autos, estando celebrando Audiencia Pública la Sala Primera del Tribunal Supremo, en el día de hoy; de lo que como Secretario de la misma, certifico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *