Contrato de alquiler con pago de la comunidad y otros gastos

Pactos en contrato de alquiler para pagar la comunidad y otros gastos

Además de la renta, el arrendatario se obliga a pagar el coste de los servicios y suministros con que cuenta la finca arrendada; los tributos, impuestos, arbitrios y tasas del Estado, Comunidad Autónoma, Provincia o Municipio que grave en la actualidad la propiedad urbana o que pudiera gravarla en el futuro, incluidos los que se pudieren crear en lo sucesivo; las elevaciones de renta en los porcentajes y casos enumerados en el artículo 19 de la Ley 29/1994, de Arrendamientos Urbanos.
El arrendatario viene obligado también al pago de los gastos de la Comunidad de Propietarios de la vivienda y de la plaza de aparcamiento, en la cuantía que en cada momento se establezca. A los indicados efectos, se hace constar que la cuota de participación en gastos comunes que corresponde a la vivienda y plaza de aparcamiento arrendados es del ……………….. y que en la actualidad los mencionados gastos ascienden a la cantidad de euros ……………….. trimestrales, sin perjuicio de su aumento o disminución por acuerdo de la Junta de Propietarios. Las variaciones que se pudieran producir en lo sucesivo serán debidamente notificadas al arrendatario.
El arrendatario, quien previamente ha procedido al examen exhaustivo y pormenorizado del piso arrendado y sus accesorios, declara formalmente que recibe todo lo arrendado en perfecto estado para el uso a que se destina y presto para ser ocupado, al completo de instalaciones, servicios y elementos de todas clases y en igual estado habrá de devolverlo cuando se termine el contrato, siendo de cuenta del arrendatario todas las reparaciones que hayan de realizarse por daños causados por él, o personas que del mismo dependan, en el edificio o en la vivienda arrendada, por mal uso, omisión o negligencia, siendo, asimismo, a cargo del arrendatario, las reparaciones que exija el desgaste por el uso ordinario de la vivienda, sus accesorios y de cuanto forme parte o sea anejo a lo cedido en arrendamiento.
Salvo que concurra la autorización previa y por escrito del arrendador queda prohibida la realización de obras y la modificación de las instalaciones; tener en el piso arrendado materiales y objetos peligrosos y/o antihigiénicos o que puedan perturbar la normal convivencia entre los vecinos de la finca; el subarriendo o cesión de la vivienda; la colocación de cualesquiera elementos que alteren o modifiquen la uniformidad o estética del edificio o de las diversas partes que lo componen; y el dar a la vivienda cualquier otro uso que no sea el de satisfacer la necesidad permanente de vivienda del arrendatario, de su cónyuge o pareja estable o de sus hijos dependientes y de los familiares que convivan con él habitualmente.
Los servicios de agua, gas, electricidad, teléfono y cualesquiera otros que pudieran ser susceptibles de individualización mediante aparatos contadores serán de cuenta y cargo del arrendatario, que deberá contratarlos a sus costas con las empresas suministradoras, siendo también de su cuenta: la eventual adquisición y reparación de los contadores correspondientes; los gastos de conservación y reparación de las instalaciones de tales suministros y el costo de las modificaciones que en las mismas deba realizarse por disposición o imperativo legal o administrativo si fuere el caso. Todo lo anterior se entiende con absoluta indemnidad del arrendador.
El arrendatario deberá respetar y cumplir en todo momento las normas por las que se rige la Comunidad de Propietarios de la que forma parte el piso arrendado. Asimismo, se obliga a respetar los acuerdos que pudiere adoptar en cada instante la Comunidad.
El arrendatario deberá poner en conocimiento del arrendador, en el plazo más breve posible, las reparaciones que fuera necesario realizar con objeto de poder mantener la vivienda y sus accesorios en las condiciones de habitabilidad indispensables para servir al uso convenido.
El arrendatario se obliga a permitir el acceso al piso, al propietario y a las personas y/o profesionales designados por el mismo para la inspección y comprobación del estado de la vivienda y de sus elementos así como, en su caso, para la realización de cualquier tipo de obra o reparación que pudiere ser necesario llevar a cabo tanto en la vivienda arrendada como en el edificio del que forma parte.
Por el arrendatario se constituye en este acto fianza por importe de ……………….. euros, que equivale a una mensualidad de renta, que responderá del pago del alquiler, de los perjuicios por incumplimiento de las obligaciones contractuales y de los daños originados en el inmueble.
El importe de la fianza se depositará de conformidad a las normas legales vigentes en la Comunidad Autónoma de ………………..
Durante los cinco primeros años de duración del contrato, la fianza no estará sujeta a actualización, pero transcurrido dicho plazo la fianza se actualizará en la cuantía que corresponda hasta que aquélla sea igual a una mensualidad de la renta vigente en cada momento.
El arrendatario renuncia expresamente a los derechos de tanteo y retracto para el caso de venta de la finca arrendada.
El arrendatario hace constar que no tiene actualmente arrendada ninguna otra vivienda destinada a la finalidad de satisfacer su necesidad permanente de vivienda.
A cuantos efectos pudieran resultar pertinentes, el arrendatario hace constar que convivirán con él en el piso arrendado las siguientes personas:
Esposa (Pareja). Doña ………………..
Hijo, Don ………………..
(cualquier otro familiar que conviva en el piso arrendado)
Cualquier modificación en la situación familiar del arrendatario, en lo que concierne a las personas convivientes con él, deberá ser inmediatamente notificada al arrendador.
Las partes convienen que de producirse el fallecimiento del arrendatario una vez transcurridos los cinco primeros años de duración del arrendamiento no será de aplicación el régimen de subrogación mortis causa que regula el artículo 16 de la Ley 29/1994, de Arrendamientos Urbanos. De producirse la defunción del arrendatario antes de transcurridos los cinco primeros años de vigencia del contrato, éste se extinguirá al cumplirse dicho plazo sea quien fuere el que hubiere sucedido al arrendatario en el arrendamiento.
A los efectos previstos en el artículo 14 de la vigente L.A.U. y a cuantos otros pudieran resultar pertinentes, las partes convienen que la enajenación de la vivienda extinguirá el arrendamiento.
Y en prueba de conformidad, firman el presente por duplicado, en lugar y fecha al principio indicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *