Planta de los Juzgados

planta de los Juzgados  Por  ”planta de los juzgados” se entiende el número y la composición de cada uno de ellos, la Ley de demarcación y planta Judicial permite en su artículo 20 que el Gobierno pueda modificar el número y composición de los órganos judiciales establecidos por dicha Ley, mediante la creación de Secciones y Juzgados, sin alterar la demarcación judicial.Deberá ser oído el Consejo General del Poder Judicial y, en su caso, la Comunidad Autónoma afectada, Además, es posible modificar la planta mediante la conversión de un Juzgado de una determinada clase jurisdiccional en otro de distinta clase, siempre que se encuentren en la misma sede y con independencia del concreto orden jurisdiccional a que se refiera,

Por otra parte, en la mencionada Ley de Demarcación figuran unos anexos en los que se recogen el tipo y números de Órganos judiciales por cada circunscripción, facultando al Gobierno a modificar los anexos afectados como consecuencia de la creación de nuevos Juzgados y de nuevas Secciones de los Tribunales y Audiencias, Partiendo del hecho de que la expresada Ley, al configurar, como dice su exposición de motivos, de modo completo la planta diseñada por la Ley Orgánica del Poder Judicial, articula los distintos órdenes jurisdiccionales de manera equilibrada, haciendo plena realidad el principio de unidad jurisdiccional, destacando el carácter expansivo del orden jurisdiccional civil, el principio de garantía de los derechos fundamentales en el orden penal, la voluntad del poder ejecutivo de hacer posible un efectivo control jurisdiccional de su actuación administrativa en el orden contencioso-administrativo, y la de llevar a cabo en el orden social una eficaz tutela de las pretensiones planteadas en este sector del Derecho. Por consiguiente, todos los órdenes jurisdiccionales, con las modulaciones que para cada uno de ellos impone su peculiar cometido dentro del marco genérico del ejercicio de la potestad jurisdiccional, pretenden quedar organizados con una estructura semejante, basada en una primera instancia o grado funcional ante un Juzgado, como órgano unipersonal; una segunda instancia o grado funcional ante un órgano colegiado y un recurso de casación cuya función primordial es la de unificación en la interpretación de la ley y la salvaguarda del principio de legalidad propio del Estado de Derecho.

La reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial operada por la Ley Orgánica
19/2003 de 23 diciembre, persigue como unos de sus principales objetivos el de la efectividad de la tutela judicial. Cada vez son más las Comunidades Autónomas que han asumido competencias sobre los medios materiales y personales de la administración de Justicia. Por ello se debe contemplar como un medio más de lograr que la administración de Justicia disponga de los medios necesarios para funcionar correctamente y permitir la satisfacción de aquella tutela judicial. Así, el artículo 152.1 de la Constitución permite que las Comunidades Autónomas asuman competencias participativas en la organización de la demarcación judicial, pero no parece que con ello se esté impidiendo que las Comunidades Autónomas puedan participar activamente en la revisión de la planta judicial de los correspondientes Juzgados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *