Recurso de Amparo por lesión del Derecho de defensa y de asistencia letrada

Recurso de Amparo por lesión del Derecho de defensa y  de asistencia letrada

AL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

D. ………., Procurador de los Tribunales y de D. ………., cuya representación acredito mediante la copia de los poderes notariales que acompaño a este escrito, ante el Tribunal Constitucional comparezco y, como mejor proceda en Derecho, DIGO:

Que en nombre de mi representado interpongo RECURSO DE AMPARO CONSTITUCIONAL conforme al art. 53.2 de la Constitución Española y el art. 44 de la Ley Orgánica 2/1979 de 3 de octubre del Tribunal Constitucional, por entender que tanto la providencia de ….. de ………. de ….., de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, como la resolución denegatoria realizada in voce por el mismo Tribunal en la vista del recurso de casación, respecto de la petición de suspensión de la misma, efectuada por el defensor de mi mandante, como la STS n.º ……../………, de fecha …….., notificada el siguiente día ….., han vulnerado los derechos fundamentales de mi representado a la defensa y a la asistencia letrada que garantiza el art. 24.2 de la Constitución Española.

  ANTECEDENTES

PRIMERO. Con fecha ………., la Sección ….. de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dictó sentencia n.º ……./……., por la que se condenaba a mi patrocinado como autor de una falta de imprudencia simple sin infracción de reglamentos con resultado de mal en las personas, a la pena de veinticinco mil pesetas de multa, absolviéndose al resto de los acusados.

Acompañamos como documento n.º 1, copia de la citada sentencia.

SEGUNDO. En tiempo y forma, y con arreglo a lo dispuesto en los artículos 874 y demás concordantes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, esta representación procesal interpuso el siguiente día ….. recurso de casación por infracción de ley contra la mencionada sentencia de la Sección……. de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Asimismo, tanto el Abogado del Estado, como las demás acusaciones personadas en autos, interpusieron recurso de casación contra la meritada sentencia.

Acompañamos a este respecto, como documento n.º 2, copia de nuestro recurso de casación de fecha ……..

TERCERO. Admitidos a trámite los recursos, la Sala Segunda del Tribunal Supremo dictó providencia a través de la cual señaló como fecha para la vista del recurso, el día ….. de ………. de ……….

Se acompaña copia de la anterior providencia como documento n.º 4.

CUARTO. Por escrito de fecha ….. de ………. de ………, esta representación procesal solicitó de la Excma. Sala Segunda del Tribunal Supremo que, al amparo del art. 746.4.º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, procediera a suspender la vista oral del mencionado recurso de casación señalada para el día ….. de ………. siguiente, dado que al Letrado director de la defensa de D. ………. (que suscribe la presente demanda de amparo constitucional), D. ………., le era absolutamente imposible asistir a aquélla por serios problemas de salud, lo que se justificaba con el correspondiente certificado médico.

Acompañamos como documento n.º 4, copia del citado escrito con el certificado médico adjunto.

QUINTO. Por providencia de ….. de ………. de ………., la Sala Segunda del Tribunal Supremo entendió que no había lugar a la suspensión solicitada, señalando precisamente como motivo para tal denegación, la complejidad del recurso de casación.

Se acompaña copia de la antedicha providencia como documento n.º 5.

SEXTO. Confirmada, pues, la celebración de la vista para el día ….. de ………. de ………, a pesar de que al Letrado director de la defensa de D. ………. le era completamente imposible asistir a la misma por las causas referidas, tuvo que ser sustituido por el Letrado D. ………., quien tuvo unas escasas ….. horas para preparar un informe para la vista respecto de unos hechos que desconocía por completo y de un recurso de complejidad extrema que ni siquiera había elaborado.

El citado Letrado D. ………., en defensa de D. ………., mantuvo el día de la vista el recurso de casación, reiterando previamente la petición de suspensión y haciendo constar expresamente su protesta ante la nueva denegación, en el sentido de que podían lesionarse los derechos fundamentales de D. ………., al no haberse acordado la repetida suspensión, solicitada el día ….. de ………. anterior.

Acompañamos como documento n.º 6, copia de la Sentencia n.º ……../………, de fecha …….., dictada por la Sala Segunda del Tribunal Supremo, resolviendo los diferentes recursos de casación interpuestos contra la Sentencia n.º ……./……., de fecha …….., dictada por la Sección ….. de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

En la referida Sentencia del Tribunal Supremo, en su página 32 (Antecedente de Hecho n.º 2), se recoge la protesta del Letrado D. ………. y la referencia a la vulneración de derechos constitucionales.

SÉPTIMO. A través de la referida Sentencia, la Sala Segunda del Tribunal Supremo casó la sentencia de instancia, dictando otra en su lugar por la condenaba a D. ………., como autor responsable de un delito de imprudencia temeraria, con resultado de muerte y lesiones, previsto en el artículo 565, párrafo 1.º, del antiguo Código Penal, a la pena de seis meses y un día de prisión menor, accesorias de suspensión de todo cargo público y derecho de sufragio durante el tiempo de la condena y al pago de las costas procesales en una séptima parte.

Por consiguiente, al considerar vulnerados por la Sala Segunda del Tribunal Supremo varios derechos reconocidos por la Constitución española, procedemos a interponer el presente recurso de amparo.

DERECHOS FUNDAMENTALES VULNERADOS

Elevamos el presente recurso de amparo ante este Alto Tribunal por estimar que, tanto la providencia de ………. de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, como la resolución denegatoria realizada in voce por el mismo Tribunal en la vista del recurso de casación respecto de la petición de suspensión de la misma efectuada por el defensor de mi mandante, como la STS n.º ………. de fecha …….., han infringido, dicho sea con los debidos respetos, los derechos fundamentales de mi representado a la defensa y a la asistencia de Letrado (art. 24.2 de la Constitución española).

VULNERACIÓN DEL DERECHO A LA DEFENSA Y A LA ASISTENCIA DE LETRADO (ARTICULO 24.2 DE LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA)

Breve extracto del motivo.

Las resoluciones recurridas han vulnerado el derecho a la defensa y a la asistencia de Letrado del art. 24.2 de la Constitución, por cuanto, ante la petición de suspensión de la vista oral de los recursos de casación interpuestos por D. ………., el Abogado del Estado y las ….. acusaciones particulares, por enfermedad del Letrado designado para dirigir la defensa de nuestro patrocinado, la Sala Segunda del Tribunal Supremo denegó el citado pedimento, cuando existía causa para la estimación del mismo.

Efectivamente, la confirmación de la celebración de la vista oral para la resolución de los múltiples recursos de casación, impidió a D. ………. que su Letrado (que lo venía siendo desde el momento de la Instrucción de la causa) pudiera intervenir en defensa de sus intereses, lo que supuso un grave menoscabo en las garantías procesales de aquél y una situación de desigualdad manifiesta ante el resto de los recurrentes, que sí acudieron al acto de la vista con los Letrados titulares, perfectamente conocedores de las cuestiones a dilucidar por el Tribunal Supremo y de los recursos formulados, incurriéndose con ello en una vulneración de los derechos a la defensa y a la asistencia de Letrado.

Fundamentación.

El presente motivo de amparo tiene por objeto la vulneración por parte de las resoluciones que se recurren del derecho de D. ………. a la defensa y asistencia de Letrado, por cuanto no se han respetado las garantías procesales que asistían a mi patrocinado al no suspender la Sala Segunda del Tribunal Supremo la vista oral para la resolución de los recursos de casación que habían sido interpuestos, cuando concurría causa legalmente establecida para ello, provocándose en la persona de aquél una evidente indefensión material, dado que se vio impedido para ejercer sus legítimos derechos por causa exclusivamente imputable al órgano judicial que estaba llamado a tutelarlos.

Conocido es que nuestra Constitución consagra en su artículo 24, y más concretamente en el párrafo 2.º de este precepto, el derecho de todas las personas a la defensa y a la asistencia Letrada, cuyo contenido ha sido ampliamente interpretado por ese Excmo. Tribunal Constitucional en reiteradas ocasiones, sentando una pacífica jurisprudencia al respecto.

Efectivamente, son innumerables las Sentencias dictadas por ese Alto Tribunal que nos ilustran acerca del significado de los derechos referenciados, y entre ellas, por ejemplo, la dictada al amparo del art. 10.2 de nuestra Constitución, en fecha de 24 de enero de 1995, con el n.º 18/1995,  en la que se señala que:

El derecho a la asistencia letrada, interpretado por imperativo del art. 10.2 CE, de acuerdo con los arts. 6.3 Convenio de Roma de 4 de noviembre de 1950 (protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales y 14.3 Pacto Internacional de Derechos civiles y Políticos de 19 de diciembre de 1966 es, en principio y ante todo, el derecho a la asistencia de un letrado de la propia elección del justiciable, lo que comporta de forma esencial que éste pueda encomendar su representación y asesoramiento técnico a quien merezca su confianza y considere más adecuado para instrumentalizar su propia defensa. Así pues, en el ejercicio del derecho a la asistencia letrada tiene lugar destacado la confianza que al asistido le inspiren las condiciones profesionales y humanas de su abogado y, por ello, procede entender que la libre designación de éste viene integrada en el ámbito protector del derecho constitucional de defensa.el mismo sentido, la Sentencia n.º 216/1988 de 14 de noviembre:

El derecho a la defensa y asistencia de Letrado, consagrado en el art. 24.2 CE, comporta, de forma esencial, el que el interesado pueda encomendar su representación y asesoramiento técnico a quien merezca su confianza y considere más adecuado para instrumentar su propia defensa, máxime cuando la actuación procesal se supedita al requisito de la postulación (Cfr. TC 1.ª S. 24 de julio de 1981 y TC 1.ª S. 21 de enero de 1986).

Huelga decir que, en el presente caso, mi patrocinado tenía el derecho a elegir libremente el Letrado que estimara oportuno para la defensa de sus intereses, tanto durante la fase de Instrucción, como durante la celebración del Juicio Oral y la vista del recurso de casación, derecho que ejerció para designar al Letrado D. ………., quien era y es de su máxima confianza y al que consideraba y considera la persona más adecuada para instrumentar aquella defensa.

De esta forma, la conculcación del derecho fundamental a la defensa y asistencia de Letrado se produjo cuando, concurriendo causa legalmente establecida por nuestra Ley de Enjuiciamiento Criminal para decretar la suspensión de la vista oral, esto es, que el defensor de cualquiera de las partes enfermare repentinamente hasta el punto de que no pueda continuar tomando parte en el juicio, se deniega la petición sin justificación alguna aparente o, más correctamente, alegándose dos motivos (contenido y complejidad del recurso) que resultaban ser los idóneos, unidos a la enfermedad repentina del letrado y a la imposibilidad de sustitución sin ocasionar perjuicio, para decretar la suspensión de la vista del recurso.

Efectivamente, la representación procesal de D. ………. hizo saber a la Sala Segunda del Tribunal Supremo, mediante escrito de ….. de ………. de ………., que el Letrado director de la defensa de los intereses de aquél sufría una repentina enfermedad que le impedía, en aquel momento, asistir a la vista oral del recurso de casación que se iba a celebrar en fecha ….. de ………. siguiente, solicitando la correspondiente suspensión del acto.

Al escrito que sostenía la citada petición, se adjuntaba un certificado médico emitido por el Doctor en Medicina y Cirugía, D. ………., del mismo día ….. de ………., que acreditaba que el paciente D. ………. ingresó de urgencia en el Sanatorio ………. el día ….. de ………. de ………., aquejado de ………. El paciente continuaba el certificado será operado próximamente.

Por lo tanto, es obvio que la actuación del Letrado D. ………. ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo, en la vista del recurso de casación, era absolutamente imposible, por evidentes motivos de salud, los cuales resultaban ser de carácter transitorio, por lo que hubiera sido perfectamente factible el señalamiento para vista del recurso en fechas posteriores.

Además del hecho objetivo de la enfermedad del Letrado D. ………. y de la imposibilidad real de asistencia al acto de la vista del recurso, su sustitución produjo de manera evidente, como luego expondremos, un perjuicio a mi patrocinado, por lo que no concurre el único motivo que el precitado art. 746.4.º LECrim recoge como exonerador de la obligación de suspensión, esto es, que el Letrado que deviniera repentinamente enfermo, pudiera ser reemplazado sin grave inconveniente para la defensa del interesado.

Recordemos que la jurisprudencia sentada por ese Alto Tribunal en relación con la interpretación que debe darse a las consecuencias de la vulneración del derecho a la defensa y a la asistencia de Letrado, exige que se haya podido causar un perjuicio al recurrente, no sólo una indefensión de carácter formal.

Así, la Sentencia TC 110/1994, de 11 de abril, cuando señala que:

Para que la falta de asistencia letrada no provoque sólo una indefensión formal, sino también material que suponga la vulneración del art. 24 CE, es preciso que además la inasistencia letrada haya podido razonablemente causar un perjuicio al recurrente; más concretamente, en relación con la inasistencia del Letrado a la vista oral, el TC ha declarado que la no suspensión de la misma, acordada por el órgano jurisdiccional, cuando se haya solicitado por causa legalmente prevista, como la enfermedad del letrado, que impide que pueda argumentar o defender los motivos del recurso, puede ser determinante de la vulneración del derecho garantizador en el art. 24 CE (Cfr. TC 2.ª S 195/1988 de 2 de octubre).

Siguiendo esta doctrina del Tribunal Constitucional, la actuación de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, en el presente caso, resultó determinante para la vulneración del derecho fundamental de mi patrocinado a la defensa y a la asistencia de Letrado, por cuanto, de manera objetiva, debería haberse accedido a la petición de suspensión ante la enfermedad del Letrado D. ………., para que éste, una vez recuperado, pudiera actuar en defensa de su cliente en la vista del recurso.

Más aún, el Tribunal Supremo, al confirmar la celebración de la repetida vista, mediante la providencia de fecha …….., se basó en el contenido del recurso y la complejidad del mismo, cuando lo cierto es que, ambos motivos, deberían haber servido para resolver en el sentido contrario.

Así es, el Letrado que necesaria y repentinamente tuvo que sustituir al titular de la defensa de D. ………. se encontró ante la imposible tarea de preparar una vista de un recurso de casación, respecto de una causa que constaba de decenas de miles de folios y cuya complejidad era obvia (y apreciada por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo), en un tiempo de tres escasas horas, dado que la sorprendente denegación de la suspensión se produjo por providencia dictada el día antes de la celebración de aquel acto.

Es evidente que la necesidad de postulación en el presente caso redundó en perjuicio de mi patrocinado, quien se vio impedido de ser defendido por el Letrado que había designado ya desde la fase de instrucción y, por lo tanto, perfectamente conocedor de todas las circunstancias concurrentes en el asunto en cuestión, viéndose igualmente privado de que el potencial Letrado sustituto pudiera acudir a la vista del recurso sin grave inconveniente para su defensa.

El Letrado sustituto se encontró ante una causa que desconocía, con unos hechos que ni siquiera pudo estudiar por falta de tiempo, con unas peticiones de pena que suponían la entrada en prisión de D. ………., con la obligación de tener que defender a la única persona que había sido condenada en instancia y con una condena en concepto de responsable civil que ascendía a una cantidad milmillonaria. Ante estas circunstancias, es obvio que, aunque la pericia y la calidad del Letrado sustituto sea innegable (y así nos consta), EL PERJUICIO OCASIONADO A D. ………. DEBE SER TAMBIÉN APRECIADO.

No debe olvidarse que la celebración de la vista supone que la correspondiente Sala del Tribunal Supremo va a tener en cuenta las alegaciones que durante ese acto se hagan por los diferentes Letrados intervinientes, por lo que resulta de vital importancia las posibilidades que tenga el Letrado defensor de argumentar su pretensión. En este sentido, hemos de hacer mención al artículo 897 LECrim, en el que se prevé la posibilidad de que el Presidente, por propia iniciativa o a requerimiento de cualquier Magistrado, pueda solicitar del Ministerio Fiscal y de los Letrados un mayor esclarecimiento de la cuestión debatida, formulando concretamente la tesis que ofrezca duda al Tribunal.

Además, la defensa de los intereses de D. ………., por parte del Letrado sustituto, hubo de hacerse FRENTE A LAS ….. ACUSACIONES que acudían a ese acto en calidad de recurridos y, a su vez de recurrentes, ya que habían interpuesto los correspondientes recursos de casación por considerar inadecuada, por insuficiente, la condena a una multa de ………. ptas. a mi patrocinado por un falta de imprudencia con resultado de lesiones y muerte.

De esta forma, y por esos motivos, D. ………. se encontró en una clara situación de desigualdad frente a las demás partes del recurso, causándole una evidente merma en sus garantías jurídicas (manifiestos desequilibrios jurídicos, se refiere nuestra más pacífica jurisprudencia).

A este respecto se ha pronunciado igualmente ese Tribunal Constitucional en sentencias como la n.º 92/1996, de 27 de mayo, al señalar que:

Entre el haz de garantías que integran el derecho a un proceso justo se incluye el derecho a la defensa y a la asistencia letrada que el art. 24.2 CE reconoce, no sólo para el juicio penal sino también para el resto de los procesos, con las salvedades oportunas, y cuya finalidad es la de asegurar la efectiva realización de los principios de igualdad de las partes y de contradicción, que imponen a los órganos judiciales el deber positivo de evitar desequilibrios entre la respectiva posición procesal de las partes o limitaciones en la defensa que puedan inferir a alguna de ellas un resultado de indefensión.

En el mismo sentido, la sentencia del Tribunal Constitucional de 29 de julio de 1985, al señalar que:

El art. 24 CE, al proscribir la indefensión, y exigir el derecho de defensa, para que los órganos judiciales otorguen dentro del proceso debido la tutela judicial efectiva a los ………., está determinando en un ámbito muy importante que las partes puedan dentro del proceso judicial ejercitar con libertad la exposición dialéctica de los hechos, fundamentos de derecho y pretensiones, con la finalidad de justificar sus intereses y derechos, en igualdad de condiciones con las demás partes procesales, no pudiéndoseles privar de los trámites determinados en las normas procesales de alegación o de contradicción, salvo que existan causas de absoluta justificación legal.

Pues bien, dado que en el presente caso no existía ninguna causa de absoluta justificación legal, que permitiera a la Sala Segunda del Tribunal Supremo conceder un trato desigual a la dirección letrada de mi patrocinado, frente al resto de las partes en el recurso (quienes SÍ acudieron a la vista con los letrados por ellos designados), y dado que se impidió sostener y defender el recurso de casación en el acto de la vista oral al Letrado que había sido designado por D. ………., es claro y palmario que no se han respetado los principios de igualdad y contradicción, por lo que la INDEFENSIÓN MATERIAL OCASIONADA a aquél fue manifiesta y, en consecuencia, conculcados sus derechos fundamentales a la defensa y a la asistencia de Letrado.

Como sobradamente conocerá ese Excmo. Tribunal, el derecho a la asistencia letrada no tiene otra finalidad que la objetiva protección de los principios de igualdad de las partes y de contradicción, evitando así los desequilibrios que, en caso contrario, se podrían originar en las respectivas posiciones procesales o las limitaciones del derecho a la defensa que se pudieran inferir como resultado de la indefensión.

En el presente caso, producida la situación de desigualdad (recordemos que, como tiene manifestado ese Tribunal, el justiciable tiene derecho a designar el letrado de su máxima confianza), ocasionada por la obligación que se impuso a D. ………. de acudir a la defensa técnica de sus intereses, a través de un letrado que no había designado inicialmente y que, como es lógico, desconocía por completo todas y cada una de las circunstancias que rodeaban al recurso de casación interpuesto, el desequilibrio inter partes resultó ser manifiesto y evidente, deviniendo una indefensión material y una limitación en el derecho de defensa de D. ………..

Queda patente, en consecuencia, la repetida indefensión material y el grave perjuicio que se ha generado en mi mandante, por cuanto SE HA DENEGADO LA SUSPENSIÓN DE LA VISTA DEL RECURSO DE CASACIÓN, CUANDO CONCURRÍA CAUSA LEGAL PARA ELLO, IMPIDIENDO QUE D. ………. FUERA ASISTIDO, EN DEFENSA DE SUS INTERESES, POR EL LETRADO DE SU CONFIANZA, EL CUAL NO PODÍA ACUDIR A AQUEL ACTO POR HALLARSE ENFERMO, por lo que solicitamos de este Alto Tribunal se reintegre a D. ………. en sus derechos fundamentales vulnerados por las resoluciones recurridas en amparo y, anulando las mismas, ordene retrotraer las actuaciones al momento inmediatamente anterior a dictarse la providencia de fecha …….. por la Sala Segunda del Tribunal Supremo, en la que se señalaba la fecha de la celebración de la vista del recurso de casación, para que se fije nueva fecha y se celebre la misma de nuevo respetando las garantías procesales que asisten a mi patrocinado y sin generarle indefensión.

FUNDAMENTOS JURÍDICO PROCESALES

PRIMERO. Se interpone el presente recurso de amparo de conformidad con lo dispuesto en el art. 161.1 b) de la Constitución Española y del art. 41 de la Ley Orgánica 2/1979, de 3 de octubre, en tanto los derechos que se citan como lesionados en este recurso son de los comprendidos en los arts. 14 a 29 de la Constitución.

SEGUNDO. De conformidad con lo dispuesto en el art. 46.1.B de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, mi patrocinado está legitimado para interponer el presente recurso de amparo, al ser parte en el proceso judicial correspondiente.

TERCERO. La violación de los derechos y libertades de mi patrocinado es imputable de modo inmediato a las resoluciones de un órgano judicial, cual es el Tribunal Supremo, esto es, la providencia de fecha …….., la resolución in voce de la petición formulada en el momento de la vista del recurso de casación y la sentencia resolutoria del mismo, por las que se denegaba lo solicitado por mi mandante en cuanto a la necesaria suspensión de la citada vista del recurso por enfermedad del Letrado director de la defensa de D. ………..

CUARTO. Resulta incuestionable la admisibilidad del presente recurso, por cuanto se agotaron ante los jueces y tribunales todas las vías que el ordenamiento ofrece para dar oportunidad a los mismos de reparar el derecho fundamental conculcado.

QUINTO. En su momento se invocó formalmente el derecho constitucional vulnerado, tan pronto como, una vez conocida la violación, hubo lugar para ello, cumpliéndose con ello la exigencia del art. 44.1 c de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional.

Ciertamente, dicha invocación se realizó en la vista del recurso por el Letrado defensor de D. ………., como se recoge en las actas de la misma y en la propia sentencia n.º ………., de fecha …….. (página 32, Antecedente de Hecho n.º 2 de la Sentencia).

SEXTO. En cumplimiento de lo que dispone el art. 49 de la reiterada Ley Orgánica 2/1979, se acompañan al presente escrito, junto al resto de documentación referida en el apartado antecedentes:

a) El poder para pleitos otorgado por mi representado.

b) Copias de las resoluciones de las que trae causa el presente recurso de amparo.

Por todo lo cual,

AL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL SUPLICO que teniendo por presentado este escrito, con los documentos que se acompañan y sus copias, se sirva admitirlos y, en su virtud, tener por formulado RECURSO DE AMPARO CONSTITUCIONAL en nombre de mi representado, D. ………., contra la providencia de fecha …….. de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, la resolución in voce dictada por ese órgano judicial en la vista del recurso, ante la petición de suspensión formulada por el Letrado defensor de mi patrocinado, y la Sentencia n.º ……../….. de fecha …….., también de la Sala Segunda del Tribunal Supremo; y, previos los trámites pertinentes, dictar en su día Sentencia por la que, estimando el presente recurso, se sirva otorgar a mi representado el amparo solicitado, anulando en consecuencia las resoluciones contra las que se recurre por haber impedido las mismas el pleno ejercicio del derecho fundamental de mi mandante a la defensa y a la asistencia de letrado, de modo que se restablezca a mi poderdante en la integridad de sus derechos, mandando retrotraer las actuaciones al momento inmediatamente anterior al que se señaló fecha para la vista oral del recurso de casación, al objeto de que se permita la correcta asistencia letrada del Abogado que suscribe la presente demanda de amparo.

Todo ello, por ser Justicia que respetuosamente pido en ………., a ………….

Fdo: ……….        Fdo: ……….

Colegiado n.º …               Procurador

OTROSI DIGO: Que siendo general para pleitos el poder aportado y necesitándolo para otros usos, procede y

AL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL SUPLICO se sirva desglosar y entregar a esta parte el poder notarial que se acompaña, previo testimonio suficiente del mismo en Autos.

Es Justicia que reitero en lugar y fecha ut supra.

Fdo: ……….        Fdo: ……….

Colegiado n.º …               Procurador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>