Modelo de Recurso de Apelación

D. ………., Procurador de los Tribunales y de D. ………, según tengo debidamente acreditado en el procedimiento arriba referenciado, ante el Juzgado comparezco y como mejor proceda en Derecho, DIGO:

Con fecha ….. de ………. de ……. nos ha sido notificado auto del anterior día .., por el que se desestima el recurso de reforma que habíamos interpuesto contra una anterior resolución, de fecha… de … pasado, por la que se denegó la práctica de determinadas pruebas propuestas por esta representación.entender dicho auto no ajustado a Derecho, perjudicial y lesivo para los intereses de mi patrocinado, mediante el presente escrito y al amparo de lo dispuesto en los arts. 311 y 216 y ss. de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y demás disposiciones concordantes, vengo a interponer frente al mismo RECURSO DE APELACIÓN, que fundamento en las siguientes

ALEGACIONES

ÚNICA. Entendemos, dicho sea con los debidos respetos, que el Auto contra el que se alza el presente recurso ha denegado indebidamente el acceso al proceso de una prueba útil y pertinente y que tal denegación (al desestimar el recurso de reforma que en aquél se resolvía) parte de una consideración errónea, por un lado, e incompleta, por otro, de los motivos que fundamentaron el citado recurso de reforma interpuesto por esta representación procesal en fecha ….. de ………. pasado.

Efectivamente, no resulta válido el argumento esgrimido en la resolución ahora impugnada, respecto de que, al no ser preciso, a los fines acusatorios, que mi mandante hubiese entrado en contacto directo y táctil con la superficie de los billetes falsos objeto del presente procedimiento, ninguna necesidad ni utilidad puede reportar la pericial solicitada.

Esta argumentación nos parece de todo punto equivocada, por cuanto resulta difícil de creer que una persona a quien se presume introductora o inductora a la introducción de una determinada cantidad de moneda falsa no haya estado en ningún momento en contacto con los billetes (cuando menos, suponemos, habría tocado alguno, al objeto de comprobar la calidad de la falsificación).

A mayor abundamiento, la resolución objeto del presente recurso, al así expresarse, no hace sino reforzar nuestra alegación de indefensión y de ruptura de los principios de contradicción y defensa, pues con ello no deja de reconocerse explícitamente que, al no ser útil exclusivamente a los fines de la acusación, ninguna utilidad puede derivarse ya de tal prueba pericial, olvidándose así que en el proceso abierto, tan legítimos y dignos de protección han de resultar los intereses de la acusación como los de las distintas defensas.

Por ello, no es de recibo afirmar como hace el Auto impugnado que al no tener utilidad ninguna para la acusación formulada provisoriamente contra mi mandante la práctica de la pericia acordada, ninguna utilidad puede tener tampoco para su defensa, pues con este proceder se suplanta indebidamente el derecho de mi mandante a que accedan al proceso las pruebas que interesen a su derecho (y no necesariamente a su inocencia, como parece confundir el Auto recurrido).

Y es evidente igualmente, que en este caso es de un extraordinario interés para mi mandante el acceso al proceso de tal prueba pericial dactiloscópica y, por ende, resulta indudablemente lesiva a su derecho la denegación de la misma. Y ello, no ya porque con la práctica de tal pericia, podría descartarse sin duda que mi mandante hubiese tenido contacto ninguno con los billetes espúreos, sino porque por medio de la misma, podría fácilmente establecerse quiénes tuvieron tal contacto físico y, con ello, delimitarse o ensancharse el círculo de tales personas (sin dejar de tener en cuenta la trascendencia que para el derecho de defensa de mi mandante tendría la aparición de nuevos implicados ajenos a las intrigas de D. ……… y el testimonio que los mismos pudiesen aportar al presente procedimiento).

Por todo ello, igualmente, no puede ser aceptado el repetido argumento empleado por el Auto recurrido, máxime cuando, al tiempo que se niega el derecho a la práctica de una prueba tan directa y sencilla, tampoco se contesta al resto de argumentaciones por las que acreditábamos la poca credibilidad a otorgar a las declaraciones de los demás encausados. Con todo ello, en definitiva, se nos impide la verdadera contradicción de la auténtica presunción de culpabilidad que pesa sobre mi mandante.

Por todo lo expuesto,

SUPLICO AL JUZGADO que teniendo por presentado este escrito con sus copias, lo admita y, en su virtud, se sirva tener por interpuesto en tiempo y forma RECURSO DE APELACIÓN contra el Auto de ….. de ……….. de ……., que desestimaba la reforma interesada por esta representación procesal contra el anterior Auto de ….. de ………., que, a su vez, acordaba no haber lugar a la práctica de la prueba pericial solicitada en escrito de ….. de ………., Y A LA SALA, que, previos los trámites legales oportunos y en atención a las consideraciones expuestas en el presente recurso, se sirva acordar haber lugar al mismo, dejando sin efecto la resolución recurrida y ordenando la práctica de la pericial dactiloscópica antedicha.

Todo ello, por ser de Justicia, que pido en ………., a ……………….